Buscar este blog

jueves, 4 de abril de 2013

Las esmeraldas más hermosas del mundo y el posible resurgimiento de la 'guerra verde', sin Víctor Carranza


Colombia es el mayor productor de esmeraldas en el mundo, seguido por Brasil. Este país vive en la actualidad un proceso de paz que surgió en la década del noventa para evitar muertes por estas piedras preciosas, pero que hoy está en peligro por la advertencia de que la 'guerra verde' resurja y la muerte de su gestor Víctor Carranza.




Esmeraldas colombianas. Foto Internet
En los años setentas y ochentas la producción esmeraldera en este país suramericano estuvo en su apogeo, pero a la vez fue la época más cruenta y sangrienta por lograr la hegemonía de unos pocos en este sector. En 1990 se llevó un proceso de paz para parar la ‘guerra verde’ que dejó decenas de muertos.

Esta época la vivió José un hombre de sesenta y siete  años quien nos contó que para ese entonces viajó a la zona de Muzo Boyacá, a trabajar como ‘guaquero’ (término que se le da a los mineros que explotan las esmeraldas) y encontrar la forma de darle sustento a su familia, compuesta por siete hijos, los cuales habían sido abandonados por su madre y que tuvo que “repartir” en diferentes casas  para poder viajar a la región.


Guaqueros en las minas de esmeraldas de Boyacá- Colombia.
 Foto Internet
José recuerda que este periodo fue el más difícil de toda su vida, porque dejar a sus pequeños no fue nada fácil y  fue peor encontrar un pueblo que estaba “sin dios, ni ley” en donde se tenía que pagar una tarifa para poder entrar a los socavones y que si por casualidad se lograba encontrar una esmeralda, se la debían ‘tragar’ y no contarle a nadie porque su vida corría peligro al salir de la zona. Afirma que viajó a otras regiones boyacenses para hacer la misma labor, pero que los muertos eran el diario vivir en las calles. Lo único que consiguió fue una pequeña gema, que le costo que lo hirieran de muerte para robársela y  solo con esta cruel experiencia y la zozobra  de dejar a sus pequeños sin amparo,  lo obligó a dejar muchos años de su vida como ‘guaquero’ atrás y regresar a la ciudad.

Así como José  cuenta su experiencia como una oportunidad de vida, otros no pudieron sobrevivir a esta ‘violencia verde’ que se desató en los pueblos de Muzo, Otanche, Chivor y Coscuez, donde los muertos eran el pan de cada día y sus cuerpos aparecían tirados y abaleados sin que  nadie dijera nada. Las autoridades fueron impotentes, no podían ejercer autoridad porque no tenían el personal, ni  la ley a su favor  para combatir los grupos emergentes que se conformaron allí. Se dice que fueron centenares los asesinatos en esta época, nunca  se iniciaron investigaciones al respecto y que en muchos casos el silencio de las autoridades fue cómplice de las matanzas discriminadas en las regiones.


Víctor Carranza. Foto revista Diners
Para ese entonces apareció públicamente un hombre  en el mundo esmeraldífero llamado Víctor Carranza,   quien nació en 1935 y que según su historia, comenzó a comercializar esmeraldas desde la edad de 9 años. Con el paso de los años se convirtió en el ‘zar’ de las esmeraldas.  Los 'guaqueros' le apodaban el ‘señor de las vetas’, porque decían que por donde este hombre pasaba había esmeraldas. Carranza logro que la extracción de estas piedras preciosas se convirtiera en una empresa avalada  por el gobierno colombiano en la década del noventa y conformó la empresa Tecminas que terminaría siendo una de las mayores comercializadoras de esmeraldas del país.

La situación de violencia que vivieron los diferentes poblados esmeralderos fue menguada por la intervención de este ‘zar’, quién se convirtió en ficha clave para desmontar la llamada ‘guerra verde’ hace más de veinte años en el departamento de Boyacá, mediante un proceso de paz que, al menos, redujo las muertes por las disputas de la zona.

Carranza fue acusado de conformar grupos paramilitares en los llanos orientales de Colombia y de ser auspiciador de las Auto Defensas de Colombia, AUC. Así mismo,  fue censurado de participar en diferentes masacres y desapariciones de campesinos y capturado por las autoridades en 1997 acusado de presunta conformación de grupos de justicia privada, pero en el 2004 el Tribunal de Bogotá lo absolvió.  El ‘zar’ de las esmeraldas  fue víctima de dos atentados contra su vida entre el 2009 y 2010,  de los cuales son sindicados paramilitares de los llanos orientales de Colombia y todo por lograr el poder en la zona.

Recientemente Víctor Carranza quien padeció en los últimos días de dos tipos de cáncer, uno en la próstata y otro en los pulmones, advirtió mediante una comunicación al gobierno colombiano, que la ‘guerra verde’ podría resurgir  y que el proceso de paz que se había firmado una década atrás estaba en peligro.

Víctor Carranza con su esposa Blanca y sus dos secretos Fura y Tera.
Foto revista Dinners


Víctor Carranza se llevó a la tumba el cuatro de abril de 2013,  el secreto mejor guardado de Colombia, el valor de las dos piedras preciosas más costosas del mundo, Fura y Tena, así se llamaron las dos esmeraldas más grandes, bellas y poderosas del planeta, juntas tienen 15 mil quilates de verde profundo y se dice que su valor se puede tasar solo en  millones de dólares o euros.


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Gracias por hacer tu comentario