/* Codigo Menu acordeon INICIO*/ ul.container{ width:275px; padding:5px; } li.accoi-menu{ list-style:none; padding:1px; width:100%;} li.title { border-radius:5px; background:#333333; list-style:none; padding:5px; } li.title a{ color:#ffffff; display:block; padding:5px; font:14px georgia, verdana; overflow:hidden; position:relative; width:100%; text-decoration:none; } .downlistie{ list-style:none; display:none; padding-top:5px; width:100%; } .downlistie li{ list-style:none; border-left:1px solid #dcdcdc; border-right:1px solid #dcdcdc; border-bottom:1px solid #dcdcdc; border-radius:5px; margin:5px ; padding:4px 10px; } .downlistie li:hover { background:orange; } .downlistie li a{ { font:14px georgia, verdana; text-decoration:none; color:#333333; } .downlistie li a:hover { text-decoration:none; color:#333333; } /* Codigo Menu acordeon FIN*/

Buscar este blog

Cargando...

lunes, 28 de mayo de 2012

Soracá Boyacá recibe miles de feligreses para honrar a la Virgen de la Esperanza.

Los santuarios de  la Virgen María en Colombia son muchos a lo largo y ancho de este país suramericano. Pero hay uno que en especial marco mi vida, el santuario de la Virgen de La Buena Esperanza en Socará Boyacá.  






Los devotos y seguidores de la Virgen María 
acuden cada primer fin de semana a buscar  
la sanación física y espiritual en las montañas 
boyacenses
Había escuchado hablar que cada mes por los primeros días,  en esta población boyacense se realizaban misas de sanación, exorcismos, confesiones a feligreses e imposición de manos, pero nunca imagine que   fueran tantos los seguidores de la Virgen María que llegaran hasta este sitio.

El viernes después del medio día tomamos con mi familia la ruta que de Bogotá conduce a Boyacá, no son más de dos horas hasta la ciudad de Tunja. Pensamos en el camino y con lista en mano que sería fácil conseguir hospedaje allí, pero no lo fue, en esta capital los hoteles estaban a la espera de muchos turistas y tuvimos que refugiarnos en uno sencillo que nos brindo resguardo junto a la plaza de Bolívar de la ciudad. 
Nos desplazamos luego a Soracá, una población ubicada al occidente de Tunja para asistir a un ritual católico de imposición de manos, llegamos tarde pero nos prometimos volver al otro día  para compartir con cientos de feligreses el Rosario a María en la mañana y la misa de sanación de los enfermos en la tarde.
Madrugamos a levantarnos con la alegría que nuestras necesidades físicas y espirituales iban a ser recompensadas con el encuentro con la Santísima Madre.
Tomamos el camino que conduce hacia Socará, son veinte minutos de recorrido, la carretera estaba llena de peregrinos, los vehículos se movían lentamente y por fin al ingresar al pueblo estacionamos y continuamos nuestra travesía hacia el Santuario.
La mañana estaba cálida, después de un torrencial aguacero de la noche anterior, nuestra ansiedad por llegar a tiempo al rosario nos motivaba para caminar más de un kilómetro.  Atravesamos la vía principal y apostados a los lados de la carretera principal se ubicaron vendedores de rosas, escapularios, estampitas de diversos santos, camándulas y todo aquello que tuviera que ver con el peregrinaje.

Cruzamos el pueblo que en verdad es muy pequeño y comenzamos a subir lentamente una montaña, el físico no nos ayudaba e hicimos varias paradas. Al llegar a la cumbre a lo lejos se veía en una explanada muchísima gente que engalanaba el lugar  de manera multicolor y se cubrían con sombrillas para que el sol no les hiciera daño.

Desde la parte alta de la montaña se veía en el centro de peregrinaje banderas de distintos sitios desde donde vienen los penitentes, sentados  en el piso y en sillas multitud de personas, Jesús de Nazaret esta apostado en el centro y al fondo la tarima desde donde se oficiaría el Rosario.

Nos apresuramos y bajamos la montaña, nos recibió un riachuelo y continuamos nuestro recorrido hasta alcanzar el sitio de oración en una última subida a una loma. Al llegar allí, quizá unas veinte mil personas estaban  esperando el inició del Rosario, era maravilloso ver como las rosas, esas mismas que vendían por el camino y esperaban ser bendecidas por la Madre, engalanaban el lugar. Cada persona esperaba silenciosamente a que el sacerdote Álvaro de Jesús Puerta se desplazará desde su casa de habitación hasta el sitio de oración.

 Además de los conciertos, nunca había estado en un lugar con tanta gente. El ambiente era de paz, tranquilidad y mucha alegría.
El padre salió, comenzó el Rosario y en cada misterio de la oración mi ser y sé  que el de quienes me rodeaban, se regocijaba con la presencia de María. En esta oración fuerte de agradecimiento y de peticiones a la Madre, mi corazón se conmovió tanto que sentí su presencia como cuando el niño se aferra a la mano de la mamá para que no lo suelte y en respuesta recibe la caricia más sublime, así la sentí.


Todo era angelical, en medio de oraciones y cánticos ella estaba tocando con su mano bondadosa a cada uno de los más de 20 mil visitantes, fue maravilloso.
Quizá el momento más conmovedor fue cuando se ofreció a la madre las rosas, el padre pidió que  se levantaran porque ella las iba a tocar, todo el mundo hizo lo propio y el olor más indescriptible quedo en el ambiente.

El Cielo se despejo, una brisa suave, amorosa y lenta roso mi rostro, y la paz que solo dan las madres se quedo en mí, solo acate en decir: mamita gracias. Días después de esta experiencia,  conservo las rosas en mi casa, su olor es mágico y se han ido abriendo lentamente, así como lentamente mis preocupaciones han partido.
El Rosario terminó con las predicciones de la Madre para esta época. La gente tuvo un respiro para prepararse para la “misa de sanación” que comenzaría en dos horas. La multitud se disperso, algunos llevaban el almuerzo y se dispusieron a comerlo en familia, otros bajaron al pueblo y otro tanto se reunió a comer en las zonas de casetas. La paz reinaba en el lugar, esa paz que muy seguramente la virgen María había dispuesto en nuestros corazones.

Llego la hora de la misa de Sanación. El Cielo se encapoto y la mañana veraniega quedo atrás. El padre Puerta junto a diez sacerdotes más venidos de diferentes sitios del país en romería, comenzó la eucaristía, esta fue distinta a las demás en las que yo había estado. La lluvia comenzó a caer y los paraguas que en la mañana sirvieron de refugio contra el sol, ahora eran refugio contra un torrencial aguacero, nadie se movía, todos allí juntos pegaditos como grandes conocidos escuchábamos una a una las palabras de la misa, pero algo sorprendente sucedió cuando llego el momento de la oración de la sanación. La lluvia ceso, el Cielo comenzó a clarear, en medio de cánticos y alabanzas se inició el proceso de purificación.
En este momento en el recinto habían más de 30 mil personas, todas con dolencias muy diferentes: cáncer, mujeres que buscan tener hijos, personas con enfermedades de los huesos, leucemia y otras que pretenden la paz y la tranquilidad de su alma y de sus corazones. Nos pidieron que cerráramos los ojos, así lo hice, nos decían que Jesús estaba colocando sus manos en nosotros y que íbamos a sentir un hormigueo por el cuerpo, que eso era normal, así lo  sentí y experimente  cómo todo lo malo que había en mi ser, se lo llevaba  una soplo cálido que por allí paso.

Danza del sol  Virgen de la Buena Esperanza - 
Soracá Boyacá
Foto Claudia Sincensura


La virgen continúo enviando mensajes por medio del padre Puerta y sentenció la sanación de definitiva de muchos de los asistentes. El cielo claro dejo entrever al sol y allí cuando el sacerdote dijo que la señora estaba presente, apareció tenuemente en un círculo en el sol y allí se destacó ella. Fue emocionante e indescriptible.

Luego de la bendición final, las miles de personas comenzamos a bajar por otro camino hacia el pueblo, este era menos empinado, los vendedores entregaban sus mercancías más baratas y  uno que otro visitante llevaba presentes para su casa.
Caminamos en medio de la carretera mojada hasta llegar al sitio donde estaban los automóviles y allí retornamos a Bogotá con la esperanza de las palabras del padre Puerta: La señora va con ustedes y hasta hoy ella sigue con nosotros descifrándonos el camino, porque esta experiencia espiritual es irrepetible y hermosa, quizá muy pronto regrese a esta bella tierra boyacense, que misteriosamente en medio de las montañas alberga el recinto más milagroso de Colombia, el de Nuestra Señora de la  Esperanza.

El Padre Álvaro Puerta es el gestor de este Santuario y ha promovido la adoración a la Virgen de la Esperanza no solo con las misas campales y de sanación , sino mediante el rezo del Rosario  y la devoción a la Madre mediante  la Novena a la Santísima Virgen para implorar por su intercesión, la sanación y la prosperidad.

Todo este ritual religioso se lleva acabo los primeros sábados de cada mes a partir de las ocho de la mañana, hora en la que comienza el Rosario y luego de un descanso para almorzar, se inicia la misa de sanación aproximadamente hasta las cuatro de la tarde.



video




2 comentarios:

  1. Claudia,tuve la ocasion de visitar Soraca y el Altar de la Virgen de la Buena Esperanza,estuve alli el Viernes 1 de Febrero en la tarde,ya estaban los preparativos,porque al dia siguiente se cumpliria la Misa,pero iba de paso hacia Bogotà,desde Bucaramanga,sinembargo senti y experimente la paz que ud relata en su cronica.Gracias por contarle al mundo como es Soraca

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegra profundamente que sean tantas las personas que sientan lo especial que es estar en este sitio y lo gratificante de sentir y saber que allí en ese pedacito de Colombia esta la madre bendiciendo a todos. Gracias por tu comentario.

      Eliminar

Gracias por hacer tu comentario