Buscar este blog

jueves, 3 de enero de 2013

Las Cabañuelas una tradición milenaria que está desapareciendo



Durante el transcurso de la historia son muchos los pueblos que reseñan dentro de sus actividades la observación de los cambios climáticos en los primeros doce días del año,  para pronosticar el tiempo que hará en los siguientes doce meses.




Esta tradición ha sido entregada de generación en generación, en donde los individuos especialmente los agricultores, hacen una observación minuciosa del clima  durante los  primeros doce días del año aplicando cada día con el mes correspondiente, por ejemplo el primero de enero con el mes de enero y así de manera sucesiva, llamadas “cabañuelas de ida.  Luego al llegar al 13 de enero su conteo se devuelve siendo este día diciembre, el catorce noviembre hasta que el día veinticuatro será enero, denominadas “cabañuelas de vuelta”.



Fotografía ClaudiaSincensura


Mediante la observación los campesinos hacen sus cálculos y de esta manera logran presagiar que mes será lluvioso, analizan las fases de la luna, el nublado o soleado del día, cuando habrá sequía  y de que manera afectará emocionalmente a la humanidad. 

Esta observación de las "cabañuelas" se hace en América, mientras que en Europa se denomina “temporadas”,  para presagiar las estaciones.



Al parecer  la palabra "cabañuelas" proviene de la festividad judaica de los Tabernáculos. Un documento de 1020 de Toledo se menciona que los judíos colgaban cien cabañuelas en su barrio en memoria de los años que pasó el pueblo judío vagando por el desierto del Sinaí. Como en esta festividad judía se realizan ritos referentes a la predicción meteorológica, el término de cabañuelas se adoptó en castellano con ese significado.

Al sur de España se utiliza  la palabra "temporadas" que tiene la misma raíz latina que "tiempo". Es un término de predicciones a largo plazo, pero se realiza para las estaciones del año. En México son más escépticos con respecto a este tipo de observaciones y se les conoce como "chingañuelas", puesto que son puras "chingaderas" y son consideradas como una pendejada más de la gente.

La referencia histórica de las cabañuelas se remonta a la antigua Babilonia que celebraba la "Fiesta de las Suertes" o Zamuk, en el ceremonial de Akitu del Año Nuevo Babilónico, en la que se predecía el tiempo para cada uno de los doce meses del año.


Fotografía ClaudiaSincensura
Anterior a las cabañuelas su denominación era  las “ temporadas” (el tiempo). Su petición consistía en la bendición sobre las siembras para que se produjeran las cosechas abundantes,  a la par se aplicaba en la preparación adecuada para fortalecer y purificar el espíritu, ofreciéndole a él el poder en  nombre de Dios para realizarle culto. La iglesia cristiana busco la forma de como en cada época del año  se debía rendir culto  inicialmente con un ayuno como el que establecía Zacarias y luego como de forma independiente influía en las  ferias de la de la siembra y la cosecha.

Toda esta tradición se ha ido perdiendo  a partir de la aparición de la meteorología científica y de la elaboración de predicciones a partir de ella.  Actualmente la meteorología considera que, aunque la predicción a corto plazo mediante el saber popular y la experiencia es perfectamente factible, no sucede así con la predicción a largo plazo, motivo por el cual es considerada como seudociencia.



Fotografía ClaudiaSincensura


No solo la parte científica hace que las “cabañuelas” como tradición desaparezcan, el cambio climático, los deshielos, los terremotos, los adelantos tecnológicos y tsunamis, entre otros,  amenazan a una de las tradiciones más importantes de la humanidad, la observación, ese sencillo acto de entender a la madre tierra  y  sentirla como propia.





2 comentarios:

  1. Excelenmte. Le agregaria la tradicion de las cabanuelas compuestas, que incluyen los siguientes doce dias de para atras.

    ResponderEliminar

Gracias por hacer tu comentario