Buscar este blog

domingo, 11 de marzo de 2012

Sin querer estuve en el paro de Transmilenio - Primera entrega


Crónica
Por: Claudiasincensura

Todo presagiaba que mi día iba a ser normal. Tomé una ducha, desayune y salí de casa a las 5:45 de  la mañana como todos los días. Respiré profundo porque sabía qué me esperaba al tomar el transmilenio, pero igual cogí mi camino que es aproximadamente de siete cuadras para esperar el alimentador, ya eran las seis, la hora justa para llegar a clase.

Pero vaya sorpresa, este transporte que me llevaría al portal más cercano se estaba demorando más de lo acostumbrado, habían pasado casi veinticinco minutos, entonces decidí caminar hasta el portal que está a unas doce cuadras, me molesto, pero debía llegar a la universidad  y entregar un trabajo final que hice hasta las tres de la mañana, ¡estaba muerto!. Al igual que yo, en esta mañana fría de viernes, mucha gente caminaba a mi lado hacia la terminal de transmilenio.

Llegue al portal, las filas para comprar la tarjeta eran interminables y ahí mi paciencia comenzó a agotarse. Pensé: no hay derecho que no hayan alimentadores y que ahora tenga que esperar no sé cuánto tiempo, para poder comprar esta ¡maricada!. Solo veía la cara de mi profesora gorda, mirando su reloj  y cerrando la puerta a las 7:15 de la mañana  diciendo: el que llegó, llegó, porque es un irrespeto para los compañeros llegar tarde. Ahhh me exaspera no llegar a tiempo.


Por fin obtuve la tarjeta, ingrese a la plataforma e hice la fila o mejor me uní al tumulto de siempre para subir al articulado, mientras una voz decía por el alto parlante: Transmilenio se permite informar que los alimentadores están demorados por trancones en la vía… bah ya lo sabía, pero igual la voz continuaba… los articulados tienen retraso porque hay bloqueos en las vías y se informa que se demorarán en pasar… mire el reloj 7:13 minutos e imagine a la gruñona profesora parada en la puerta como siempre y como si fuéramos niños de jardín diciendo: me parece un irrespeto bla, blá

Pasados quince minutos llego un bus después de ver una larga fila de ellos que decían: "en tránsito" y jocosamente me preguntaba para alegrarme la mañana y ¿dónde quedará la estación "en tránsito"?. 

¡Oh por Dios!, comenzaron los empujones y los golpes normales de cada mañana para subir a este transporte y me acomode para empujar lo más fuerte posible mientras el vehículo estacionaba… uyyyy lo logré entre de últimas y quede pegado a la puerta que se cerró a mis espaldas con dificultad, entonces comencé a girar para poder mirar hacia afuera y mis ojos apuntaron a un letrero que decía: no ubicarse en la zona amarilla  porque puede ser peligroso… bueno algo así decía, y pensé tan bobos todos los días y a toda hora la gente se para aquí, si saben que es peligroso por qué no mandan varios servicios seguidos,  ¿cómo para qué el letrerito?.

El bus arrancó,  se abrió hacia la derecha y avanzó unos metros cuando fuera de la plataforma se diviso un grupo de manifestantes que impedían el paso y frente a ellos unos policías de negro, los del Esmad, esos que crearon los gringos para controlar las protestas. Entonces recordé que semanas anteriores por las redes sociales se había convocado a un paro para paralizar el sistema; ay! pero ya no podía hacer nada, la profe gorda ya abría cerrado la puerta y yo estaba como una sardina enlatada y me dije no hay nada que hacer hoy nueve de marzo. Nunca imagine que iba a vivir en carne propia una protesta que a todas luces era justificada, porque como yo eran miles los usuarios que lo vivían todos los días. Lo acepte resignado.

Afuera del automotor se oían gritos de los protestantes que pedían dignidad en el transporte, bajos precios, tarifas especiales para los estudiantes, discapacitados y personas de la tercera edad. Entonces este grupo de uniformados comenzó a golpear sus escudos protectores con los bolillos y se dirigieron amenazantes hacia al grupo, la gente desde los articulados les pedían que no lo hicieran, pero ellos avanzaban, los protestantes apostados al frente y al costado de los buses no se movían y seguían gritando, cuando de repente estos militares sacaron de los bolsillos de camuflaje varios tubos que tiraron uno a uno al suelo y cuando estallaron salió un humo verde que invadió el ambiente y comenzamos a toser y nuestras vías respiratorias se alteraron, fue brutal porque quienes estábamos adentro no teníamos escapatoria, mientras los protestantes tuvieron que correr afanosamente para salvarse de este olor. En ese momento en medio del estornudo de todos los pasajeros y la angustia de ahogo, el vehículo se puso en marcha por orden de los policías.

Pensé que se había superado y que tenía la disculpa perfecta para la maestra. El bus avanzó, hizo las paradas correspondientes en diferentes estaciones y se veían racimos de personas que peligrosamente se asomaban a ver si ese era su transporte, no había mucha diferencia con respecto a lo que se vive todos los días, esto era una locura, nadie se bajaba y todos querían  subir a la fuerza, de repente se escucho la voz del conductor diciendo: se deben bajar en la próxima parada porque esta bloqueado el sistema en el resto de recorrido, se oyeron comentarios grotescos, se vieron caras de angustia y yo solo pensaba en mi profesora…


Me baje, ahora estaba más cerca de la universidad que de mi casa, así que respire nuevamente y decidí caminar por la caracas hasta mi destino, quizá hubiera sido mejor  devolverme y no avanzar. La fila de articulados era interminable y comenzaban a retornar al portal. 

En las siguientes estaciones vi a jóvenes sentados en las esquinas evitando el paso de los buses rojos,  sus rostros descubiertos y todo en paz. Seguí avanzando y me encontré una manifestación poco usual, algunos estudiantes de colegio y universitarios también habían salido a protestar y muy folclóricamente se habían subido sobre los buses para detenerles su camino y lo lograron. En esta estación me detuve, había alegría, risas, gritos de protesta y peticiones como las que había escuchado momentos antes en el portal.


De pronto me volví a encontrar a los “policías de negro”, los del  Esmad y me pregunté sí antes tiraron gases lacrimógenos, ¿ahora que van a hacer?,  esta vez venían protegidos con sus tanquetas y comenzaron a avanzar de la misma forma que en el portal, tocando sus escudos a unísono con los bolillos, pero estos jóvenes  no se inmutaron y siguieron sobre los buses y quienes estaban en la vía gritaban “No más transmilenio, precios justos, transporte digno…” 






De repente uno de los policías le dio la orden a un conductor que arrancará con los jóvenes encima del bus y la multitud comenzó a golpear el articulado obligando al conductor a parar y luego sin contemplación a un grupo de estudiantes y menores de edad les lanzaron desde la tanqueta chorros de agua que los obligo a bajarse rápidamente y lograron dispersar la manifestación. Al ver esto corrí rápidamente por el temor de qué me involucran y deje atrás a   los muchachos que fueron valientes   y que  pedían por todos aquellos que diariamente vociferan el inconformismo de este sistema.


Unas cuadras más adelante vislumbre la esquina que me llevaría a la universidad y allí había otro tanto de estudiantes gritando por una mejor calidad en el servicio, sentados en la vía cantaban y reían ajenos de lo que vendría después. Ya eran las 9:30 de la mañana y apresuré mi paso para entregar el trabajo a la furibunda profesora, que quizá en medio de su inconsciencia ya había cerrado la puerta con uno o dos estudiantes en clase… Este era el comienzo de un día extremadamente excitante y lo que nunca me imaginé estaba por venir.

3 comentarios:

  1. Excelente testimonio, Es una manera de saber como diferentes personas en el mismo contexto viven y se encuentran en esta situación tan caótica.

    Este blog es muy bueno sus crónicas,noticias y celebraciones son muy completas e interesantes aconsejaría seguir realizándolas pero mediante los medios de comunicación hacer más propaganda sobre este; porque blogs como estos son los que los jóvenes deberían leer.

    ResponderEliminar
  2. Completamente de acuerdo con Anónimo, pero que podriamos hacer para difundir mas este tipo de blogs..? cuenten conmigo..!

    ResponderEliminar
  3. que buena parte... voy a leer la segunda.

    ResponderEliminar

Gracias por hacer tu comentario